El partido del Anuncio en todas las canchas

Escrito por el mayo 11, 2018

El partido del Anuncio en todas las canchas

“Faltan 4 días”. Tres, dos… Uno. Con estos mensajes se encontraba, hace una semana, quien entraba en las redes sociales de la Arquidiócesis de Montevideo. Era la cuenta regresiva a la fiesta san Felipe y Santiago, los patronos de la Iglesia Católica de Montevideo, que se realizó el pasado sábado 5 de mayo en la Rural del Prado. Los santos patronos dijeron presente de un modo muy entretenido en el predio porque fueron protagonizados por dos jóvenes de la Fraternidad Contemplativa María de Nazaret. Se paseaban por varios sitios y se tomaban fotos con quienes así lo desearan.

La gran sorpresa estuvo dada por el anuncio que llegó unos días antes: “No se suspende por lluvia”. La movida empezó a las once de la mañana con la apertura de los stands en los que las distintas comunidades capitalinas (parroquias, colegios, movimientos, congregaciones religiosas) exhibieron su carisma de modo atractivo. Pero los soportes eran diversos y pusieron en evidencia la creatividad de quienes los organizaron: grandes afiches, venta de refrescos y comestibles, folletos, estampas de santos, entre otras opciones.

La fiesta siguió con el lanzamiento del proyecto misionero Jacinto Vera, cuyo lema es “Casa de todos” y recorrerá buena parte de los años 2019 y 2020. Apuntará de un modo especial a aquellos católicos que han abandonado la práctica de la fe y que se han alejado de la Iglesia. Y hubo un living de testimonios, en el que distintos jóvenes compartieron sus experiencias de misión.

A las 17 horas el galpón de ovinos se llenó (no cabía ni un alfiler) para la santa misa presidida por el cardenal Daniel Sturla, animada por el Ministerio Musical. El joven diácono Sebastián “Cheba” Alcorta proclamó el Evangelio. Luego el arzobispo pronunció la homilía y comenzó con un agradecimiento a quienes fueron al remate organizado para juntar dinero por la recuperación de Rodrigo Arias, un padre de familia que está atravesando una importante dificultad de salud. Además, recordó que los católicos estamos llamados a transmitir a Cristo: “Para eso hay que conocerlo, amarlo y tener un corazón apostólico” e invitó a “jugar el partido del anuncio de la fe en todas las canchas”, es decir, hay que contagiar la fe en los múltiples ambientes de la vida cotidiana: el trabajo, la familia, la universidad, las relaciones sociales, el estudio, entre otros.

Más tarde se sorteó el fondo san Felipe y Santiago que busca impulsar obras solidarias de evangelización que, con su incansable labor, realizan un valioso aporte en las áreas más desfavorecidas de la sociedad. Lo hacen con un subsidio de 50.000 pesos. Este año lo obtuvieron los padres Dehonianos de Uruguay, quienes administran el santuario nacional de la Gruta de Lourdes y otros proyectos apostólicos cercanos.

“La frutilla de la torta”

El momento más esperado de la jornada fue la “previa con el cardenal” que se realiza desde 2016 en el marco de la fiesta san Felipe y Santiago. Se trata de un encuentro de los jóvenes con su pastor, el cardenal Sturla. Un espacio de catequesis a través de la Palabra de Dios y de las preguntas que los asistentes le plantean sobre temas de fe y actualidad. Este año lo acompañaron los padres Juan Andrés “Gordo” Verde (quien en la actualidad ejerce su ministerio en la parroquia Stella Maris de Carrasco) y el padre Matías Soiza (vicario de los jóvenes).

Una joven nos cuenta su experiencia

Romina Rossello estudia Magisterio Bilingüe en la Universidad de Montevideo (UM) y participó de la previa. En entrevista con Juventudes Radio cuenta que sabía que este tipo de encuentros con el cardenal eran muy gratificantes y menciona la experiencia que tuvo con las misas de universitarios a las que ha asistido y las posteriores charlas con Sturla. “Él [Sturla] tiene una llegada a la gente que es diferente, que es muy ameno, sabe ponerse en el lugar del otro, sabe entender las distintas posiciones y es muy enriquecedor como estudiante escuchar y tomar sus consejos”, indicó Rossello. En cuanto a las respuestas, dijo que el prelado fue “muy concreto y claro” y que se entendía muy bien la esencia de cada una de ellas.

Lo que más le llamó la atención fue “ver cómo los jóvenes disfrutan escucharlo hablar (yo me siento incluida)”. Además, señaló como aspecto positivo el hecho de que la Iglesia sea cada vez más abierta a promover este tipo de actividades, “que le hacen muy bien a la sociedad y más a los jóvenes que muchas veces nos sentimos un poco apartados de lo que es la vida en comunión con la institución”.

Y, para terminar, no faltó la clásica selfie.

Una Iglesia joven y en salida

Del evento podemos destacar:

Por un lado, una recorrida por los stands y una “contemplación” de tantos jóvenes que bailaban, cantaban, jugaban, se pintaban la cara o hacían otras actividades eran elementos suficientes para asociar a la Iglesia católica capitalina con un espacio de encuentro, alegría y respeto por la pluralidad eclesial. Resultó sumamente enriquecedor conocer cada propuesta por separado, conversar con sus respectivos referentes y llevarse materiales para la lectura personal. Sin duda esta diversidad es un motivo de gran satisfacción para todos los católicos, pero también de invitación a la conciencia de que “Todos somos uno”, porque “hay diferentes carismas pero el Espíritu es el mismo”, como dice la primera carta a los Corintios (capítulo 12, versículo 4).

Por otro lado, las inestabilidades climáticas no impidieron que la fiesta fuese un éxito. Los presentes aprovecharon la jornada con intensidad y quedó demostrada la impecable organización por parte de la Vicaría Pastoral, encabezada por el padre Daniel Kerber.

 

 

 

 


Opiniones

Deja un comentario


Canción actual

Title

Artist

Background